verdades eternas

¿Debemos basar nuestra fe en lo que soñamos?

¡Dios me reveló el infierno!
¡Dios me reveló el infierno! Estas fueron las palabras expresadas por una mujer  que aseveraba que Dios le había mostrado éste lugar en sueños. Al igual que ella    muchos son los cristianos que así lo expresan y con eso ya creen que dicho lugar existe.
Pero debemos preguntarnos ¿En realidad existe el infierno? ¿Dónde está actualmente? ¿Son divinos dichos sueños? ¿Debemos basar nuestra fe en sueños? ¿Dios revelará algo que no esté fundamentado en su palabra?
Los sueños
Origen de los sueños:
Los sueños son el traspaso de imágenes a corto o largo plazo en el cerebro y muchas veces se mezclan entre sí. Los sueños se dan cuando la mente mezcla cosas vividas, habladas, pensadas, observadas   o recordadas durante el día. Es así como se traen al presente escenas de algo que se recordó y que había sucedido hace varios años atrás o se recuerdan personas trayéndolas al presente. O bien se pueden mezclar escenas de lugares y en las que de pronto se salta a otro lugar u otra escena . Así cuando una persona sueña, es porque en la mente ha habido  un traspaso de imágenes y estas se mezclan entre sí.
En otras ocasiones los sueños se tornan en pesadillas cuando   nos hemos acostado con el estomago lleno o comido algo pesado y el organismo no ha alcanzado a digerir dicho alimento, lo que hace que la sangre no fluya correctamente en el cerebro y las imágenes al ser traspasadas dentro de la mente se distorsionen generando pesadillas. También se presentan cuando se ha pensado o hablado o visto durante el día algo que cause temores.
En otras ocasiones los sueños son deseos frustrados que se generan por la  preocupación o frustración dentro de la persona y mediante los cuales la mente por medio del sueño busca disolver. Si por ejemplo una persona sueña que mató al presidente o destruyó algo es porque por entro hay un deseo frustrado y que la mente mediante el sueño busca resolver o le da una solución para compensar de alguna manera esa frustración.
En otras ocasiones los sueños se originan en Dios y son revelaciones divinas mediante las cuales Dios quiere transmitir un mensaje. Los sueños inspirados por Dios no están en contradicción con su palabra y pueden ser para revelar su voluntad en alguna decisión a tomar o para mostrar un camino a seguir o dar a conocer un mensaje.
 
Debemos basar nuestra fe en sueños ?
Nuestra fe no debe estar basada en sueños, no hay un solo texto bíblico que así lo argumente, nuestra fe debe estar basada en las revelaciones dadas en la palabra de Dios y no contradecir éstas
San Juan 5:329 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí
2Timoteo 3:15-17 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 
Si hemos pensado que mediante un sueño Dios nos ha revelado una cosa o un mensaje, éste debe estar basado en la Palabra de Dios y no contradecir sus enseñanzas.
Recuerdo el caso de una mujer que había supuestamente recibido una revelación de Dios mediante un  sueño, en el sueño escuchó la voz de Dios que le hablaba y le decía que debía cambiar de esposo. ¿ era eso un sueño revelado por Dios? Categóricamente debemos decir NO, no lo era porque Dios no revelaría algo que estaba en contra de su voluntad, debido a que Dios no mandaría a una mujer a pecar cometiendo adulterio y violando lo que está expresamente prohibido en su palabra.
Así,  si alguien dice algo como ¡Dios me lo reveló en sueños! Tengamos mucho cuidado porque no todos los sueños son revelaciones divinas y muchas veces son solo traspaso de imágenes de lo vivido, hablado o pensado durante en el día y que en la noche se repiten mezclándose una con otras escenas de hace años o recientes.
 
¡Dios me reveló el infierno en un sueño!
Muchos tienden a creer que si han soñado con el infierno y han visto a algún cantante, o amigo o persona famosa en dicho sueño quemándose en el infierno es porque Dios se lo reveló y creen que es así.
Habíamos dicho que los sueños son el traspaso de imágenes a corto o largo plazo. Así cuando una persona sueña con el infierno es porque en esos días antes o ese mismo día escuchó o habló o pensó en ese lugar y se ha  hecho una imagen de dicho lugar dentro de su mente. Ahora durante el sueño la mente hace un traspaso de imágenes y mezcla dicho lugar con algún persona famosa de la que se ha pensado bien o mal o de alguien   al que se le tiene resentimientos por algún deseo frustrado y en ese caso la persona ve como si la persona estuviera ardiendo y clamando y está pagando por lo que hizo, pero todo es producto de la mente que está traspasando imágenes.
Ese alguien pudo ser  un enemigo, un ex profesor, un vecino del que no se gustaba mucho, etc. y contra el que se tienen frustraciones.
Si tuviéramos la oportunidad de preguntarle a alguien que ha tenido uno de estos sueños y preguntarle si esos días previos o ese mismo día estuvo pensando en dicho tema o guarda resentimientos contra alguien por algún deseo frustrado y vio a esa persona en dicho sueño, ésta si es consciente y recuerda todo y deja de lado las concepciones religiosas entonces podrá confirmar exactamente que es así.
Por las concepciones tradicionales muchos tienden a pensar de un infierno que arde actualmente y en el que están pagando las personas el castigo por sus pecados. Para entender mejor este tema debemos recurrir a las Escrituras y que ellas mismas se encarguen de enseñarnos sobre dicho lugar.
Dice la Biblia que cuando una persona muere todo terminó y no sigue una vida posterior a la muerte:
Eclesiastés 9:5,6,10  Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya;  y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol…Todo lo que te viniera a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. 
A la luz de estos textos podemos darnos cuenta que cuando una persona muere no sigue viviendo y que ya no hay mas obra, ni trabajo, ni ciencia ni sabiduría, asi también su amor, su odio y su envidia fenecieron ya.
Dice Jesús que cuando una persona muere es como si estuviera dormida, y es así porque mientras estamos dormidos pasan en algunos 6 horas y en otros 8 horas   y al despertar no sentimos que pasó todo ese lapso de tiempo y durante esas horas no sentimos ni hicimos nada. 
Juan 11:11-14 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanar. Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; 
Cuando Lázaro resucitó no dijo “Señor porque  me resucitaste si yo estaba en el cielo feliz?” o “gracias Señor porque me sacaste del infierno” Lázaro no dijo nada al respecto porque mientras estaba dormido no vivió ni sintió nada.
¿A dónde van los muertos?
Ya vimos que no debemos basarnos en nuestros sueños para creer algo, sino en las Escrituras , pero si ella dice que los muertos están dormidos y que no sienten ni tienen mas parte con los vivos después de la muerte, entonces debemos preguntarnos ¿A dónde van los muertos?
Para ello, las Escrituras utilizan diferentes palabras, en el Antiguo Testamento se utiliza la palabra hebrea seol, en el Nuevo Testamento la palabra griega   hades o el término  gehena en los evangelios.
Seol: Esta palabra hebrea se traduce como tumba, infierno, fosa o sepulcro.
Un ejemplo para ilustrar es Amos 9:2 Aunque cavasen hasta el seol(infierno) de allá los tomara mi mano” si miramos por supuesto que no se podría cavar hasta el infierno según el concepto pagano y popular pero si la tumba o el sepulcro, de ese modo podemos entender claramente que no hay infierno como lugar de tormento sino como tumba o sepulcro
 
Hades: Es el equivalente griego a seol y así como seol en hebreo es tumba o muerte así puede ser entendido. Se traduce en algunos pasajes como infierno, pero podemos entenderlo más claramente al leer:
Hechos 2:27Porque no dejarás mi alma en el Hades,  Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. 
No podemos suponer o pensar que Jesús cuando murió fue a un infierno de fuego como se cree popularmente.
Apoc. 20: 14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda
Sería ilógico pensar que el infierno fue lanzado a un lago de fuego a quemarse si ya estaba  ardiendo.
La mejor traducción es tumba o muerte. Es importante notar que en Asia menor la palabra aparece en muchas tumbas antiguas y en lapidas indicando la tumba de una persona en particular y no un infierno.
Pero Jesús dijo que si existe el infierno?
Al leer los evangelios podríamos  pensar que si existe el infierno y que Jesús lo menciona, pero todo es cuestión de traducción. Si vamos a un diccionario hebreo podríamos  darnos cuenta que la palabra traducida como infierno es gehena.
Gehena: La representación del sonido griego para el vocablo hebreo ge hinnom “valle de hinom” vertedero de basura de sesenta a noventa metros de profundidad de las murallas del sur y oeste de las antiguas murallas de Jerusalén
El sanedrín, la suprema corte supervisaba las ofensas mas graves podía someter a los criminales más detestables a la doble indignidad de que se les negase sepultura y fuesen lanzados sus cadáveres a los perros en el vertedero de la ciudad (es decir el valle de hinon o gehena) para que fuesen consumidos allí por el fuego del vertedero de basura.
Con esto en mente podemos entender la frecuente referencia de Cristo al valle de hinon en mateo 5:22 “pero yo os digo… cualquiera que le diga fatuo quedara expuesto al infierno de fuego” (mateo 5:29,30 18:9 23:15,33 Marcos 9:43-47 Lucas 12:5 sant. 3:6)
¿Y mi sueño sobre el infierno?
Así mi querido amigo si un día soñaste con el infierno y vistes a algún personaje famoso o un conocido y creíste que fue una revelación divina; lamento tener que decirte que a la luz de las Escrituras no fue una revelación y que tu sueño fue producto del traspaso de imágenes  hechas por el cerebro mientras dormías porque Dios no revelará algo que estuviera contra de su palabra y que él jamás  ha enseñado.
Hasta hoy 195305 visitantes en esta página habían
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=