verdades eternas

Demandas judiciales

Acusacion:

Las demandas judiciales son obras Satánicas. Los líderes adventistas que utilizan de este medio para resolver los problemas de la iglesia son guiados por Satanás. Y no solo los líderes, sino la Conferencia General en su totalidad, pues esta institución es la que autoriza y conduce tales actos en contra de los fieles de la iglesia.

En el 1998 el Papa Juan Pablo II lanzó una carta a todo el mundo a través de todos los medios de comunicación. En dicha famosa carta llamada “Diez Domini” el papal pide a todos los habitantes de la tierra a que guarden el domingo como el día del Señor.

Conociendo que este era un evento de gran magnitud profética puesto que la bestia estaba ordenando que se observe su marca,  el Evangelio Eterno que es un grupo independiente formado por antiguos adventistas del séptimo día publicó un articulo en el periódico secular de Estados Unidos llamado “The Washington Times”. En este artículo se corrigen las aberraciones del papa y se aclara que el verdadero día de reposo es el sábado y no el domingo
Después que el ministerio El Evangelio Eterno publicó el artículo en dicho periódico el 11 de Septiembre del 1998, el Cardenal James Hickey se quejó con la Iglesia Adventista y el periódico.
Consejo a un creyente que amenazaba con entablar juicio

Cuando Ud. inició ese juicio contra R, yo dije: "Si S ha ido hasta el punto de entrar en ese negocio, será una mancha sobre su vida". Me entristecí por su conducta en este asunto. Yo sé que no está bien, y que no aliviará en nada la situación de Ud. Es sólo una manifestación de la sabiduría que no viene de arriba.

Se me informó que Ud. intentaba iniciar un juicio contra mí, demandándome porque Ud. ha sido perjudicado por los testimonios dados con relación a su caso. Recibí una carta en la cual me amenazaba con entablarme juicio si yo no reconocía que lo he perjudicado. Ahora bien, yo apenas podía creer que Ud. había ido tan decididamente al terreno del enemigo, conociendo la obra de mi vida tan bien como Ud. la conoce.

Todo lo que yo le he escrito, toda palabra del consejo, era verdad. No necesito retractarme de nada. He hecho sólo lo que sé que era mi deber hacer. Mi único motivo al publicar el asunto era la esperanza de salvarlo. No tenía otro pensamiento que el de sincera piedad y amor por su alma. Ud. mismo sabe que tengo gran interés en su alma...

Si alguien trata de ponerme obstáculos en mi obra recurriendo a la ley, no suprimiré ni una sola jota de los testimonios dados. La obra en la cual yo estoy empeñada no es mi propia obra. Es la obra de Dios, que él me ha dado para hacer. Yo no creí que Ud. haría una cosa tan terrible como levantar su mano finita contra el Dios del cielo. Quienquiera haga una obra tal; pero no permita que sea Ud...

Quiero decirle: No exija sin derecho dinero de nadie, debido a palabras habladas contra Ud. o los suyos. Si lo hace, Ud. mismo se perjudica. Si miramos a Jesús, Autor y Consumador de nuestra fe, nos será posible orar: "Señor, perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores" "(Mat. 6:12). Jesús no se valió de la ley para lograr reparaciones cuando fue injuriado, no contestó con injurias; cuando fue amenazado, no ejerció represalias (Carta 38, 1891).

He escrito extensamente en cuanto a cristianos que creen en la verdad y que llevan sus casos a las cortes de justicia para obtener compensaciones. Al hacerlo se están mordiendo y devorando unos a otros, en todo el sentido de la palabra: para que "os consumáis unos a otros". Se apartan del consejo inspirado que Dios ha dado, y frente al mensaje que él da, hacen precisamente aquello que Dios les ha dicho que no hicieran. Tales hombres harían bien en dejar de orar a Dios, porque no oirá sus plegarias. Insultan a Jehová, y él los abandonará para que lleguen a ser los súbditos de Satanás hasta que vean su insensatez y busquen al Señor por medio de la confesión de sus pecados...

El mundo y los miembros de iglesia no convertidos simpatizan mutuamente. Algunos, cuando el Señor los reprende porque quieren salir con las suyas, hacen del mundo su confidente, y llevan los asuntos de la iglesia ante el mundo para lograr una decisión. Entonces hay choques y luchas, y Cristo es crucificado de nuevo y expuesto a la vergüenza pública. Los miembros de iglesia que acuden a las cortes del mundo demuestran que han escogido al mundo como su juez, y sus nombres son registrados en el cielo como unidos con los incrédulos. ¡Cuán ávidamente utiliza el mundo las declaraciones de los que traicionan un cometido sagrado!

Esta acción, la de recurrir a las cortes humanas, que nunca antes fue utilizada por los adventistas del séptimo día, es la que se comete ahora. El Señor ha permitido esto para que los que habéis sido engañados entendáis qué poder está controlando a las personas a quienes se han confiado grandes responsabilidades. ¿Dónde están los centinelas de Dios? ¿Dónde están los hombres que estarán en pie hombro a hombro, corazón a corazón, teniendo la verdad, la verdad presente para este tiempo, en posesión de sus corazones? (Manuscrito 64, 1898).


Ninguno de los  escritos  se  refiere  a no  entablar  demandas  porque hay ocasiones  en las  que  son necesarias.

En consecuencia a la queja del Cardenal, la Iglesia Adventista estableció una demanda judicial al tercer mes de dicha queja. (El periódico en cambio hizo caso omiso a las quejas.)

La Iglesia Adventista llevó al ministerio ante un tribunal y los acusó de competencia de negocio injusta, marca registrada, violación, dilución, y practicas engañosas sin mencionar el verdadero motivo de la demanda que fue agradar a la Iglesia Católica y al Cardenal James Hickey. (Dios juzgará en el día postrero)

La religión Adventista demostró que el nombre de la religión es más importante que el de Jesús puesto que ni Jesús mismo nunca prohibió a nadie predicar en su nombre.

Marcos 9:38-39 Y le respondió Juan, diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera los demonios, el cual no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Y Jesús dijo: No se lo prohibáis…

La Religión Adventista está llevando ante los tribunales a todos los que predican profecías concernientes al papa por los medios de comunicación y que a la misma vez dicen que son adventistas.

Según la profetiza del movimiento adventista Elena White, dice que el liderazgo de la iglesia adventista está unido con el mundo y con los incrédulos:

(MENSAJES SELECTOS, TOMO 3, Pág. 347)
Los miembros de iglesia que acuden a las cortes del mundo demuestran que han escogido al mundo como su juez, y sus nombres son registrados en el cielo como unidos con los incrédulos.

(MENSAJES SELECTOS, TOMO 3, Pág. 347)
Esta acción, la de recurrir a las cortes humanas, que nunca antes fue utilizada por los adventistas del séptimo día, es la que se comete ahora. El Señor ha permitido esto para que los que habéis sido engañados entendáis qué poder [Satanás] está controlando a las personas a quienes se han confiado grandes responsabilidades. ¿Dónde están los centinelas de Dios? ¿Dónde están los hombres que estarán en pie hombro a hombro, corazón a corazón, teniendo la verdad, la verdad presente para este tiempo, en posesión de sus corazones? (Manuscrito 64, 1898).

Según la misma profetiza Elena White, en el párrafo anterior nos deja ver bien claro que Dios permite estas cosas para que los que están engañados en dicha religión vean cual es el poder que está controlando a dicha organización.
Este  escrito  lo  hallas  aquí:  http://www.lasprofecias.com/temas/14/37

Respuesta:


a)Contemos un poco la historia  y las  razones  de  la  demandan  para  salir de dudas.  Las  quejass del  cardenal se  hicieron por  lo  publicado en el periodico  por  la  organización  evangelio eterno. El  cardenal  católico se  quejó  contra  la  Iglesia  Adventista  y  contra  el  perdiodico.
El problema  fue  que la organizacon evangelio eterno se hacía pasar  como  una organizacion adventista y  la tal cual no es adventista  y se había estado lucrando a nombre de la  iglesia  vendiendo  videos, libros,  visas, etc. y hábía colocado  dicho  articulo como  si  fuera  de la  iglesia.  La dirigencia adventista debió demandarles  y  que  no  siguieran haciendose pasar  como  de la  iglesia  porque no era de la  iglesia.


b)El primer escrito que  señala  Rogelio  de Ellen White lo  saca de  su contexto   y  lo  hace  intensionalmente solo  para criticar  porque  en el  contexto  original  está  indicando  que  la iglesia  cuando  surjan problemas  debe  recurrir  es  a los abogados  adventistas  y no  a los  abogados que  no  pertenecen a nuestra  iglesia,  para  que  se  cerciore  él  y todos los  lectores  aquí  le  coloco  el escrito  completo:

Cuando surgen problemas en la iglesia no debemos buscar la ayuda de abogados que no pertenecen a nuestra fe. Dios no desea que presentemos las dificultades de la iglesia a los que no le temen. Él no quiere que dependamos de la ayuda de los que no obedecen sus mandamientos. Los que confían en tales consejeros muestran que no tienen fe en Dios. Por su falta de fe, el Señor resulta grandemente deshonrado, y la conducta de esas personas le produce un gran perjuicio a ellos mismos. Al recurrir a los no creyentes para que arreglen dificultades que surgen en la iglesia se están mordiendo y devorando unos a otros, para que "os consumáis unos a otros" "(Gál. 5:15).

Estos hombres ponen a un lado el consejo que Dios ha dado, y hacen precisamente las cosas que Dios les ha dicho que no hagan. Muestran que han escogido al mundo como su juez, y en el cielo sus nombres están registrados como uno con los incrédulos. Cristo es crucificado de nuevo, y expuesto a la vergüenza pública. Sepan estos 343 hombres que Dios no escucha sus oraciones. Insultan su santo nombre, y él los abandonará a las bofetadas de Satanás hasta que vean su insensatez y busquen al Señor por la confesión de su pecado.

Los asuntos relacionados con la iglesia deben mantenerse dentro de sus propios límites. Si se comete abuso contra un cristiano, él debe tomarlo pacientemente; si es defraudado, no debe acudir a las cortes de justicia; antes bien, soporte la pérdida y el perjuicio.

Dios tratará con los miembros de iglesia que son indignos y que defraudan a su hermano o a la causa de Dios; el cristiano no necesita contender por sus derechos. Dios tratará con el que viole esos derechos. "Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor" "(Rom. 12:19). Se guarda un registro de todos estos asuntos, y por todo esto el Señor declara que él vengará. Él traerá toda obra a juicio.

Consejeros inseguros

Los intereses de la causa de Dios no han de encomendarse a hombres que no tienen relación con el cielo. Los que son desleales a Dios no pueden ser consejeros seguros. No tienen la sabiduría que viene de arriba. No debe confiarse en ellos para que pronuncien juicio en asuntos relacionados con la causa de Dios, asuntos de los cuales dependen tan grandes resultados. Si seguimos su juicio, seremos puestos, sin lugar a dudas, en situaciones muy difíciles, y retardaremos la causa de Dios.

Los que no están relacionados con Dios lo están con el enemigo de Dios, y aunque pueden ser honestos en el consejo que dan, ellos mismos pueden estar cegados y engañados. Satanás pone sugestiones en sus mentes y palabras en sus bocas, que son enteramente contrarias a la mente y la voluntad de Dios. Así trabaja por medio de ellos para inducirnos a seguir senderos falsos. El nos desviará, nos enredará y nos arruinará si puede.

Antiguamente era un gran pecado para los hijos de Dios entregarse a los enemigos, y presentar delante de ellos sus perplejidades o su prosperidad. Bajo la economía antigua era un pecado ofrecer sacrificio sobre un altar falso. Era un pecado ofrecer incienso encendido con un fuego extraño.

Estamos en peligro de mezclar lo sagrado con lo común. En nuestros esfuerzos debe usarse el fuego santo de Dios. El verdadero altar es Cristo; el verdadero fuego es el Espíritu Santo; éste es nuestra inspiración. Un hombre es un consejero sabio sólo cuando el Espíritu Santo lo guía y lo dirige. Si abandonamos a Dios y a sus escogidos para ir a altares extraños a buscar respuestas, se nos responderá según nuestras obras.

Manifestemos perfecta confianza en nuestro Dirigente. Busquemos sabiduría de la Fuente de sabiduría. En toda situación que cause perplejidad o prueba, que los hijos de Dios se pongan de acuerdo en cuanto al asunto que desean, y entonces únanse para ofrecer una oración a Dios, y perseveren pidiendo la ayuda que necesitan. Debemos reconocer a Dios en todos nuestros consejos, y cuando le pedimos algo, creamos precisamente la bendición solicitada (Manuscrito 112, sin fecha).





c)El  otro escrito que  señala  Rogelio  y  su  pagina  también lo  extrae  de contexto  porque  el  escrito es  sobre  una demanda que  alguien pensaba  realizar  contra  Ellen White  y  ella le  recomendó no  hacerlo  porque  no  se  retractaría  de lo  que  había dicho:

Consejo a un creyente que amenazaba con entablar juicio

Cuando Ud. inició ese juicio contra R, yo dije: "Si S ha ido hasta el punto de entrar en ese negocio, será una mancha sobre su vida". Me entristecí por su conducta en este asunto. Yo sé que no está bien, y que no aliviará en nada la situación de Ud. Es sólo una manifestación de la sabiduría que no viene de arriba.

Se me informó que Ud. intentaba iniciar un juicio contra mí, demandándome porque Ud. ha sido perjudicado por los testimonios dados con relación a su caso. Recibí una carta en la cual me amenazaba con entablarme juicio si yo no reconocía que lo he perjudicado. Ahora bien, yo apenas podía creer que Ud. había ido tan decididamente al terreno del enemigo, conociendo la obra de mi vida tan bien como Ud. la conoce.

Todo lo que yo le he escrito, toda palabra del consejo, era verdad. No necesito retractarme de nada. He hecho sólo lo que sé que era mi deber hacer. Mi único motivo al publicar el asunto era la esperanza de salvarlo. No tenía otro pensamiento que el de sincera piedad y amor por su alma. Ud. mismo sabe que tengo gran interés en su alma...

Si alguien trata de ponerme obstáculos en mi obra recurriendo a la ley, no suprimiré ni una sola jota de los testimonios dados. La obra en la cual yo estoy empeñada no es mi propia obra. Es la obra de Dios, que él me ha dado para hacer. Yo no creí que Ud. haría una cosa tan terrible como levantar su mano finita contra el Dios del cielo. Quienquiera haga una obra tal; pero no permita que sea Ud...

Quiero decirle: No exija sin derecho dinero de nadie, debido a palabras habladas contra Ud. o los suyos. Si lo hace, Ud. mismo se perjudica. Si miramos a Jesús, Autor y Consumador de nuestra fe, nos será posible orar: "Señor, perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores" "(Mat. 6:12). Jesús no se valió de la ley para lograr reparaciones cuando fue injuriado, no contestó con injurias; cuando fue amenazado, no ejerció represalias (Carta 38, 1891).

He escrito extensamente en cuanto a cristianos que creen en la verdad y que llevan sus casos a las cortes de justicia para obtener compensaciones. Al hacerlo se están mordiendo y devorando unos a otros, en todo el sentido de la palabra: para que "os consumáis unos a otros". Se apartan del consejo inspirado que Dios ha dado, y frente al mensaje que él da, hacen precisamente aquello que Dios les ha dicho que no hicieran. Tales hombres harían bien en dejar de orar a Dios, porque no oirá sus plegarias. Insultan a Jehová, y él los abandonará para que lleguen a ser los súbditos de Satanás hasta que vean su insensatez y busquen al Señor por medio de la confesión de sus pecados...

El mundo y los miembros de iglesia no convertidos simpatizan mutuamente. Algunos, cuando el Señor los reprende porque quieren salir con las suyas, hacen del mundo su confidente, y llevan los asuntos de la iglesia ante el mundo para lograr una decisión. Entonces hay choques y luchas, y Cristo es crucificado de nuevo y expuesto a la vergüenza pública. Los miembros de iglesia que acuden a las cortes del mundo demuestran que han escogido al mundo como su juez, y sus nombres son registrados en el cielo como unidos con los incrédulos. ¡Cuán ávidamente utiliza el mundo las declaraciones de los que traicionan un cometido sagrado!

Esta acción, la de recurrir a las cortes humanas, que nunca antes fue utilizada por los adventistas del séptimo día, es la que se comete ahora. El Señor ha permitido esto para que los que habéis sido engañados entendáis qué poder está controlando a las personas a quienes se han confiado grandes responsabilidades. ¿Dónde están los centinelas de Dios? ¿Dónde están los hombres que estarán en pie hombro a hombro, corazón a corazón, teniendo la verdad, la verdad presente para este tiempo, en posesión de sus corazones? (Manuscrito 64, 1898). 



Ninguno de  los escritos presentados  enseñan  a no  demandar  porque en ocasiones  son necesarias

Hasta hoy 200122 visitantes en esta página habían
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=