verdades eternas

purificación del santuario





Daniel 8:14 “Hasta  dos mil  trescientas  tardes y mañanas; luego  el santuario  será  purificado”. 

Daniel 8:14  se  traduce  literalmente del hebreo  de la  siguiente  forma:
"Por las  tardes(y) mañanas  dos mil y  trescientos entonces el  santuario será  justificado(nitsdaq)
Los traductores de la Septuaginta, quienes  antes de Cristo  vertieron la Biblia hebrea  al griego, tradujeron la  última  frase  así: katharisthéseta ("Y el  santuario será  purificado). Fue traducido  de  pesta manera  porque  el  verbo justificar(tsadaq) se  usa como sinónimo  del  verbo  purificar, limpiar.

¿Cómo  comprobar  que la purificación de  Daniel 8:14 se  refiere  a la de  los  pecados  confesados  por los  santos?
 

 
Cuando persona  cometía un   pecado, ésta  traía  su  ofrenda, un animal vivo a la puerta  del  tabernáculo  y  colocaba  su  mano  sobre el animal  y luego lo sacrificaba(levítico 1:3,4) de  esta manera la  sangre  del animal limpiaba al pecador(levítico 17:11 hebreos 9:22) La sangre era derramada con el dedo  sobre el  altar del incienso  o sobre el  velo(levítico 4:6,17,25,30) y  de  esta  manera el  pecador quedaba  limpio o perdonado(levítico 4:35) .


Ahora  el pecado pasaba del pecador al animal y del animal al santuario y   el  pecado  quedaba en  el santuario contaminando a  éste.  El  santuario  quedaba  contaminado de las  impurezas o pecados  del  pueblo y  se hacía  necesario  limpiarlo o purificarlo(levítico 16:16).

La  purificación  del santuario  se llevaba  a cabo  una  vez  al año  el día  10 del mes séptimo(levítico 23:27; 16:34).  El  día  de la purificación del  santuario  era  una  ocasión  especial  porque  era  la única vez  en la  que  el sumo sacerdote  entraba  al lugar  santísimo(levítico 16:12-17) .

Luego de sacrificar un animal por sus pecados, seleccionaba uno de los dos machos cabríos traídos por la congregación y lo sacrificaba por Jehová para limpiar al santuario y   después tomaba al macho  cabrío  vivo y  después  de colocarle las manos  y confesar  los  pecados  del pueblo le enviaba fuera del campamento((levítico 16:21-22).

De esta manera se hacía  expiación por los pecados del pueblo (levítico:16:30), pero  también  se  expiaba  el  santuario  pues este  estaba  contaminado por los  pecados(Levítico 16:33).
Así, el  santuario que  había sido  contaminado  por los pecados del pueblo ahora  era  purificado. 


Antes  de  que  se dijera  esta  profecía de Daniel 8:14 ya  el  santuario  era  purificado anualmente por parte  de  los sumos  sacerdotes desde  hacía  muchos  siglos  atrás.
La  purificación que  se hacía  era  de los  pecados. 

De acuerdo a lo predicho por el profeta, la purificación del santuario  sería después de 2300 tardes y mañanas. El profeta señaló que  dicho conteo se iniciaría “después  de la salida del orden para restaurar y edificar a Jerusalén” (Daniel 9:24-27). 
De acuerdo a la historia la orden fue dada en el año 457 aC. Si sumamos los 2300 tardes y mañanas (En las profecías  un día  equivale a un año Eze. 4:6 Num 14:34) desde el año 457 aC nos extendemos hasta  el año 1844(sumando un año más, recordemos que en la historia no existe el año cero)
 
 
¿Qué santuario  fue  necesario  purificar en 1844  si  el  terrenal ya no existía?

Como la  purificación era  de los  pecados  llevados  al santuario entonces la  Biblia  debe  decir  que  se  refiere  a un santuario  distinto al terrenal  y  que también  debe  ser  purificado  de los  pecados.
“Fue pues  necesario  que las figuras  de las  cosas celestiales  fuesen  purificadas, pero las  cosas  celestiales  con mejores  sacrificiosasí, pero  las  cosas  celestiales  con mejores  sacrificios. Y no para  ofrecerse muchas  veces   como entra  el sumo sacerdote  en el lugar  santísimo cada  año  con sangre  ajena…se presentó una  ves  para  siempre por el sacrificio de si  mismo para  quitar  de en medio  el pecado” Hebreos 9:23,25,26
 
“El punto  principal  de lo  que venimos diciendo  es que  tenemos tal  sumo  sacerdote el cual se sento  a la  diestra del trono  de la  majestad  en los  cielos,  ministro del santuario  y de aquel verdadero tabernáculo que  levanto el Señor  y no  el hombre” Hebreos 8:1,2
“Por que no entro  Cristo  en el santuario  hecho  de mano, sino en el  cielo  mismo ara  presentarse  ahora  por  nosotros ante  Dios” Hebreos 9:24
 
Así, la profecía de Daniel 8:14 de la purificación del santuario  apunta al santuario celestial siendo purificado por Jesús desde el año 1844


Hasta hoy 198535 visitantes en esta página habían
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=