verdades eternas

Ellen White y el Espiritu Santo

Si lalgunos  reformistas o  antitrinitarios   te han hecho  dudar  y  te han enseñado  que  el Espiritu Santo  no  es otra  persona  de  la  trinidad, entonces te  invito a estufiar  estos escritos  inspirados  que demuestran que  el Espiritu  Santo  es la tercera persona  de la  trinidad:


Los eternos dignatarios celestiales -Dios, Cristo y el Espíritu Santo- armándolos [a los discípulos] con algo más que una mera energía mortal ... avanzaron con ellos para llevar a cabo la obra y convencer de pecado al mundo (Manuscrito 145, 1901)”. Ev:447.


La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguridad al instrumento humano”. ATO:146.


“El Señor Jesús actúa mediante el Espíritu Santo, pues éste es su representante”. MJ:53; LMG:196.


Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos (Manuscrito 66, 1899”. Ev:447.


El Espíritu Santo es una persona, porque testifica en nuestros espíritus que somos hijos de Dios. Cuando se da este testimonio lleva consigo su propia evidencia. En esas ocasiones creemos y estamos seguros de que somos los hijos de Dios. . .


El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios. "Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios" (1 Cor. 2:11) (Manuscrito 20, 1906)”. Ev:447-448.


“El mal se había estado acumulando durante siglos, y sólo podía ser restringido y resistido por el grandioso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría con energía no modificada, sino con la plenitud del poder divino. Debía hacerse frente a otro espíritu; porque la esencia del mal trabajaba de todas maneras, y la sumisión del hombre al cautiverio satánico era asombrosa”. TM:398.


“Cristo, como Mediador, es el gran Ministro en la obra de redención. El Espíritu Santo es su representante en nuestro mundo para ejecutar el propósito divino de proporcionar poder de lo alto a los hombres caídos a fin de que puedan ser vencedores”. 7CBA:933.


“Aquellos que rechazan el Espíritu de verdad se colocan a sí mismos bajo el control de un espíritu que es opuesto a la Palabra y a la obra de Dios. Durante algún tiempo pueden continuar enseñando alguna fase de la verdad, pero su rehúsa en aceptar toda la luz que Dios envía, los colocará después de algún tiempo donde harán la obra de un falso vigía … Siempre habrá aquellos que buscan algo nuevo y que estiran y tuercen al Palabra de Dios para que apoye sus ideas y teorías”. 1Sermons and Talks:385, 387; Manuscrito 125, 4 de Septiembre de 1907.


“El Espíritu Santo se une con los poderes de la gracia que Dios ha provisto para llevar las almas a Cristo”. RH, 18 de Julio de 1907.


“El príncipe del poder del mal puede ser mantenido en jaque únicamente por el poder de Dios en la tercera persona de la Divinidad, el Espíritu Santo (Special Testimonies, Serie A, Nº 10, página 37. Año 1897)”. Ev:448.
 

“Por medio del Espíritu que escudriña todas las cosas, aun las profundas de Dios, han sido reveladas preciosas verdades que no se pueden describir ni con la pluma ni de viva voz. Carta 49, 1896”. HHD:36.
“El Espíritu Santo vino a las escuelas de los profetas para poner los pensamientos de los estudiantes en armonía con la voluntad de Dios”. RP:148.


“Ahora había llegado el tiempo. El Espíritu había estado esperando la crucifixión, resurrección y ascensión de Cristo. Durante diez días los discípulos presentaron sus peticiones por el derramamiento de su Espíritu, y Cristo en el cielo añadió su intercesión”. 6CBA:1055.


El Espíritu Santo es el representante de Cristo, pero despojado de la personalidad humana e independiente de ella. Estorbado por la humanidad, Cristo no podía estar en todo lugar personalmente. Por lo tanto, convenía a sus discípulos que fuese al Padre y enviase el Espíritu como su sucesor en la tierra. Nadie podría entonces tener ventaja por su situación o su contacto personal con Cristo. Por el Espíritu, el Salvador sería accesible a todos”. DTG:622-623.


“Él (Cristo) intercedería por ellos, y les enviaría a Su propio representante, el Espíritu Santo, el cual los asistiría en su obra. Este representante no aparecería en forma humana, sino que por la fe sería visto y reconocido por todos los que creyeran en Cristo”. RH, 26 de Octubre de 1896.


“Cristo, como Mediador, es el gran Ministro en la obra de redención. El Espíritu Santo es su representante en nuestro mundo para ejecutar el propósito divino de proporcionar poder de lo alto a los hombres caídos a fin de que puedan ser vencedores”. 7CBA:933.


“El Salvador prometió que Su presencia estaría siempre con ellos. A través del Espíritu Santo Él estaría aun más cerca de ellos que cuando caminó entre ellos”. MC:104.


“Jesús les había asegurado que les enviaría al Consolador, como un equivalente de Su presencia visible”. 3 Spirit of Prophecy:256

Hasta hoy 198536 visitantes en esta página habían
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=