verdades eternas

Imposición de manos

Imposición   de manos
(heb. sâm yâdayim {al, "poner las manos sobre").
 
Acto realizado en diversas circunstancias y con diferentes propósitos:
 
 1. Presentación de animales para el sacrificio. Con frecuencia, el ofrendante ponía sus manos sobre el animal consagrado para el sacrificio antes de degollarlo (Lv. 1:2-4; 3:1, 2); es decir, lo presentaba como su sustituto. En otras ocasiones era el sacerdote quien imponía las manos sobre la cabeza del animal    (Ex. 29:9, 10, 19; cf vs 29, 30; Lv. 4:3, 4; 16:21). 
 
2. Bendición.  Jacob puso sus manos sobre las cabezas de Efraín y de Manasés    (Gn. 48:14, 20), y Cristo las puso sobre los niños y los bendijo (Mr. 10:16).
 
3. Daño o castigo. Dios dijo que pondría su mano sobre Egipto para liberar a Israel (Ex. 7:4). Los dirigentes judíos buscaron "cómo echarle mano" a Jesús (Mt. 21:46; Lc. 20:19; cf 22:53). 
 
4. Sanamiento. Cristo frecuentemente ponía sus manos sobre los que sanaba (Mr. 6:5; Lc. 4:40; 13:13), como lo hicieron también susdiscípulos (Hch. 9:17; cf Mr. 16:18). 
 
5. Ordenación para el servicio a Dios.  La congregación de Israel recibió instrucciones de imponer las manos sobre los levitas para que esa tribu fuera puesta aparte para el servicio divino (Nm. 8:9-11). Pablo y Bemabé fueron consagrados al ministerio por la imposición de las manos (Hch. 13:2, 3), como lo fue también Timoteo (1 Ti. 4:14; 2 Ti. 1:6). 
Pablo advirtió a Timoteo que no se apresurara a imponer las manos sobre ningún hombre (1 Ti. 5:22). Pablo puede estarse refiriendo o a la apresurada ordenación de un hombre sin preparación ni experiencia o a la rápida reinstalación de un anciano después de haber sido sometido a disciplina. Esta segunda probabilidad concuerda mejor con el contexto inmediato (ver cap. 5:20-21). La obra del anciano era muy sagrada e importante; no podía haber una admisión o readmisión precipitada de alguno que no hubiera demostrado su idoneidad. El candidato o anciano debía ser examinado detenidamente en cuanto a su capacidad moral y espiritual (ver cap. 3:1-7) antes de su ordenación.
 
 
He. 6:2 enumera la imposición de manos entre las doctrinas elementales de la iglesia cristiana. La imposición de las manos en los tiempos del AT significaba la transferencia de una bendición o de un cargo (Gén. 48: 9-14; Núm. 8: 10-11; Deut. 34: 9). En el NT se siguió la misma costumbre. Era especialmente significativa la imposición de las manos de los apóstoles después del bautismo, acto por el cual los creyentes recibían el Espíritu Santo (Hech. 8: 17-18; 19: 6). Como el autor inmediatamente antes ha mencionado "bautismos", quizá estaba pensando en esta función especial. En cuanto a la ordenación, ver Hech. 6: 6; 1 Tim. 4: 14.
 
6. Derramamiento del Espíritu Santo (Hch. 8:17; 9:17; 19:6).
 
 
Diccionario bíblico on line
Comentario bíblico adventista Tomo VII
Hasta hoy 239083 visitantes en esta página habían
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis