verdades eternas

Lobos rapaces

Lobos rapaces disfrazados de pastores

Hace poco me escribió una hermana cristiana, que por razones de seguridad le llamaremos Hna cristiana. Ella me contaba que durante cuatro años convivió con un pastor evangélico. 
El pastor evangélico le había sido infiel a la esposa y engañó a la Hna cristiana haciéndole  creer que esta no le había perdonado. Durante cuatro años la agredió física y sicológicamente. Durante todo ese tiempo le había hecho creer que la esposa, supuestamente no le había perdonado y con esa excusa le fue quitando gran parte de sus ahorros. Pero todo terminó  cuando la Hna cristiana descubrió   que el pastor evangélico seguía con su esposa ;  además que cada vez que regresaba a su país se encontraba con otra   y que cerca de donde vive tenía otra amante. La Hna cristiana pregunta ¿Eso es ser cristiano?
Mi querida hermana. Eso no es ser cristiano. La Biblia emplea algunos nombres para esos supuestos cristianos:


Lobos rapaces (Hechos 20:29,30)
Hch 20:29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.
Hch 20:30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.
 
Sepulcro blanqueado
Mat 23:27  ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

 
Cizaña
Mat 13:40 De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, asíseráen el fin de este siglo.
Mat 13:41 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,
Mat 13:42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.
 
Tropiezo
Mat 16:23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres

Pastores asalariados
Jua 10:12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.
Jua 10:13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.
 
 
No se puede negar que en todas las iglesias hay personas de este tipo. Este no es un mal solo de los pastores evangélicos, es un mal sembrado por el enemigo y que invade a todo el cristianismo. Incluso en algún momento algunos de nosotros podemos servir como piedra de tropiezo o cizaña a otros.
Pero es triste ver como  de entre los pastores evangélicos no es un caso que ocurra en forma ocasional, este parece ser un mal generalizado, no como si estos  fuera un campo de trigo sembrado con cizaña, sino pastores, un campo de cizaña, donde algunos pastores trigos están entre ellos y el enemigo busca ahogarlos para que no lleguen a la luz de Cristo.

Para distinguir esa cizaña podemos ver como solo les preocupa el dinero, como solo se ocupan en pedir y pedir más y más ofrenda. Solo se preocupan en vender pañuelos supuestamente benditos, rosas benditas, aguas del rio Jordán, panes benditos, venden milagros, cobran al orar, en todos sus cultos piden ofrendas, visitan a la hermandad y piden dinero supuestamente para el ministerio, hablan mucho de la siembra, piden se les dé una primicia de las ganancias de los hermanos, argumentan que para recibir bendiciones se debe dar jugosas ofrendas.  Si conoces a uno de estos, entonces no estás ante un pastor sino ante un asalariado. Un asalariado que no te habla de tus responsabilidades y tu necesidad de obedecer a Dios, sino de cositas suaves y dulces al oído.

Otra características de estos supuestos pastores, es su abuso de poder para con la feligresía. Ellos hacen e imponen y deciden y la hermandad solo debe obedecer.

Otro aspecto es ver como ellos se movilizan en carros lujosos. Tienen  en sus iglesias agentes de seguridad y compran los mejores y más finos vestidos. Pero paradójicamente  la hermandad muriendo de hambre.

Otra característica de estos lobos rapaces es su hambre por las mujeres. No le son infieles a su esposa una ni dos ni tres veces, sino muchas veces y luego de ganarse la confianza de una hermana, que viene a ellos desesperada y necesitada espiritualmente la toman como objeto sexual. 

Estos en muchas ocasiones hasta se hallan enfermos mentalmente y aparte de abusar de sus feligreses, en muchos casos  hasta abusan de  sus propias hijas o tienen relaciones con varones jóvenes  de la hermandad.
Si conoces un caso de estos entonces no estás ante un pastor ni un asalariado, sino ante un delincuente y enfermo mental, si tienes pruebas, sería bueno que vayas a las autoridades.
 
El cristiano fiel y verdadero no debe poner su vista en las personas, no debemos mirar lo que hacen otros, pero es innegable que estas personas con su manto de cristiano son piedra de tropiezo, son cizaña que ahogan y matan al trigo. No se puede negar que en cierta medida, debido al cargo que ocupan, afectan a otros y desaniman a las almas.
 
No se debe negar que entre los miles de pastores evangélicos hay muchos que son fieles, son personas que buscan y aman a Dios, aunque se encuentran engañados y enseñan falsedades, pero que un día la luz de Cristo les alcanzará y les iluminará para hacerles  parte de su redil.
 
Mi querido hermano y hermana, si conoces o has sido víctima de uno de estos lobos rapaces, aunque a nosotros no nos corresponde arrancar la cizaña; no está bien que calles y permitas que otros sigan siendo engañados y abusados, reúne  las pruebas que puedas y ve a las autoridades, porque estos no son pastores sino lobos rapaces y no deben estar engañando ni ensuciando  el nombre de Cristo, deben estar donde les corresponde: en la cárcel. 
Mi querido hermano y hermana, si conoces o has sido víctima de uno de estos lobos rapaces, no te sientas frustrado en la vida, no te sientas desanimado ni triste ni decepcionado de seguir a Dios. No eres el primero ni el último.  Busca a Dios nuevamente de todo corazón y no sigas poniendo tu vista en hombres, no  sigas poniendo tu vista en personas que predican y hablan bonito, fija tus ojos en Cristo, búscale por medio de la oración y  del estudio de su palabra. No pienses más en estas personas, piensa en tu salvación y la de tu familia. Piensa en lo valioso y precioso que eres para Dios y lo tanto que él te ama y su deseo de ayudarte en cada una de tus dificultades.



Hasta hoy 210782 visitantes en esta página habían
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=